El más reciente tratamiento para la Enfermedad de Lyme

El tema de la Salud en El Periódico de Aragón es desarrollado en torno a la Medicina Biológica y la Medicina Regenerativa, las más recientes e innovadoras técnicas, que ofrecen a los pacientes tratamientos y terapias para todo tipo de enfermedades, mediante el examen integral de las condiciones del mismo.

La Enfermedad de Lyme se encuentra en esta amplia lista de enfermedades que la Medicina Biológica ha logrado curar. Primero buscando el origen de la enfermedad y luego, mediante tratamientos personalizados, es posible atacar los síntomas.

Dicho origen se encuentra en la bacteria espiroqueta Borrelia burgdorferi”, causante de la Enfermedad de Lyme o “Borreliosis”, la cual es transmitida al ser humano por la mordedura de la garrapata del ciervo, siempre que esta sea portadora de la bacteria.

Esta enfermedad es difícil de diagnosticar porque sus síntomas son similares a los de cualquier otra enfermedad. Sin embargo, las técnicas de la Medicina Biológica hacen más sencillo este proceso.

¿Qué es la Enfermedad de Lyme?

Para entender cómo funciona el tratamiento Lyme, primero hay que saber cómo actúa esta infección bacteriana.

Si una garrapata portadora de la bacteria muerde a un ser humano, este tiene entre 36 y 48 horas para retirarla. Si la garrapata es apartada en este lapso de tiempo, se evita el contagio. De no ser así, la bacteria llega a la piel y de allí al torrente sanguíneo.

Esto generará unos días después, un eritema o erupción rojiza en la zona de la picadura. Este es el primer síntoma, indicio del contagio. Este es el mejor momento para asistir al médico para realizar el diagnóstico, pues la enfermedad apenas empieza y es sencillo erradicar la bacteria.

En la segunda fase de la enfermedad, la cual empieza semanas después de la aparición del primer síntoma, el salpullido continúa, acompañado de dolores en las articulaciones, fiebre, fatiga y dolor de cabeza.

Si para este momento no comienza a tratarse, la bacteria se disipará por el organismo, iniciando la fase tres, pero cuyos síntomas aparecen años después.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento para la enfermedad de Lyme tradicional, consiste en recetar al paciente fármacos antibióticos y antiinflamatorios. Los antibióticos como la amoxicilina, la doxiciclina y la ceftriaxona se encargan de atacar la bacteria, mientras que los antiinflamatorios alivian los síntomas y el dolor.

La dosis puede variar según el paciente, si es niño, adulto o si tiene alguna condición anterior, como estar embarazada o sufrir del corazón. Se ingieren por vía oral durante aproximadamente 28 días. Todo depende también de lo avanzada que se encuentre la enfermedad.

Y aun así, no asegura erradicar por completo la enfermedad. Sin embargo, la Medicina Biológica va mucho más allá. Utiliza terapias para complementar los medicamentos, acelerando y garantizando la recuperación.

Por ejemplo, la Medicina Biológica emplea técnicas de la Medicina Regenerativa para acabar con la artritis, uno de las consecuencias de la Enfermedad de Lyme. Gracias a los avances tecnológicos, es posible regenerar, mediante la inserción de células madre, los cartílagos de las articulaciones, aliviando el síntoma.

Sin duda, tal como se cuenta en el artículo de la Salud en El Periódico de Aragón, es un avance que ayudará a muchísimos pacientes que padecen esta y otras enfermedades.